¿Qué es el pasto sintético?

 

El pasto sintético, que también es llamado césped artificial, es un conjunto de capas fibrosas de diversos materiales sintéticos con los que se busca semejar, en cierta medida, al pasto natural. En ocasiones, se opta por colocar pasto sintético sobre determinadas superficies debido las ventajas que presenta sobre el pasto natural; por ejemplo, este tipo de pasto no necesita demasiados cuidados, no necesita luz solar ni riego alguno; además, con el pasto artificial nos ahorramos los problemas de drenaje que podrían presentarse.

La tecnología que se emplea en la elaboración de rollos de pasto sintético fue desarrollada aproximadamente en la década de los 60s en los Estados Unidos. La primer marca popular de pasto sintético fue “AstroTurf”. Desde entonces, la calidad del pasto sintético ha mejorado y en la actualidad podemos escoger entre una extensa gama de opciones, algunos de los cuales se semejan en extremo a la imagen del pasto natural. Por ejemplo, los primeros rollos de pasto sintético eran fabricados con fibras sintéticas que se anexaban a la alfombra sin ningún tipo de relleno; posteriormente, un relleno habitual fue la arena y, hoy en día, el relleno más popular para el pasto sintético es la denominada “arena de goma”, la cual es elaborada a partir de productos reciclados.

Características del pasto sintético

 

El pasto sintético fabricado en la actualidad contiene diversas fibras elaboradas con base en silicona. La base del rollo suele desarrollarse a partir de polipropileno extendido, agregándose a esto una capa de fragmentos de goma. Son algunos de estos elementos los que hacen que el pasto sintético sea extremadamente resistente al desgaste usual de los estados del clima, ya que no se ve afectado sustancialmente por la lluvia, el frío o el calor extremo.

En las últimas décadas, y debido en gran parte a su resistencia frente a las condiciones del clima, el pasto sintético se ha vuelto un sustituto ideal del pasto natural en las canchas deportivas, sobre todo en los espacios de fútbol americano, fútbol soccer, golf y tenis. El pasto natural necesita de cuidados especiales y se desgasta con suma facilidad; por el contrario, el pasto sintético requiere escasa manutención, a lo sumo una limpieza cada cierto tiempo; es por esto que diversos complejos deportivos y compañías vinculadas a este mercado han optado cada vez más por incluir en sus instalaciones canchas de pasto sintético.

Además, el pasto sintético también es empleado en otros espacios más allá de los deportivos; por ejemplo, cada vez se utiliza más en casas y parques, por diseñadores y arquitectos. Últimamente, el pasto sintético ha sido usado en balcones, para matizar la imagen del concreto; así como en el interior de edificios o en terrazas de departamentos, para otorgar de mayor vida y color.

De esta manera, a partir de la segunda mitad del siglo XX, el pasto sintético se ha transformado en una alternativa frente al pasto natural debido a las múltiples ventajas que ofrece en cuanto a la resistencia y la manutención del mismo.

About the Author