El problema de la estanflación

 

En la actualidad la palabra inflación tiene ya una fama impresionante pues hubo una época en donde casi todas las potencias del mundo estaban viviendo este fenómeno que si no se controla puede llegar a ser perjudicial para la población de un país y para su salud financiera en general. Por este motivo es amplio el conocimiento que se tiene sobre la materia pues los países evitan que este fenómeno se les salga de las manos, no obstante, aunque la inflación es muy conocida, otros fenómenos relacionados a la misma no lo son tanto como lo puede ser la deflación, que es el fenómeno económico contrario a la inflación y que tiene en serios aprietos a economías como la japonesa y en último término la estanflación, concepto menos conocido.

 

La historia

 

Este concepto se creía históricamente enterrado pero la actualidad nos ha demostrado que no es así. El temido fenómeno de la estanflación nace de la incredulidad de ciertos científicos de aceptar que podría darse un extraño suceso donde dos fenómenos totalmente opuestos como lo son la inflación y la deflación pudiesen darse simultáneamente. La creencia de que esto no podía pasar radicaba en que eran dos procesos antagónicos entre si y que para cada uno existía su propia cura, pero la historia los sorprendió pues aunque parecía imposible la estanflación logró recoger esos dos fenómenos y combinarlos en uno mucho más caótico del cual era más difícil salir y todo comenzó con la caída de los precios del petróleo.

 

La posibilidad de experimentar grandes aumentos en los precios que conllevaba a una espiral inflacionaria muy fuerte se combinaría con el descenso de los puestos de empleo y la destrucción del aparato productivo que produce el fenómeno de la deflación y que causa la denominada recesión económica. Ambos fenómenos si eran capaces de coexistir y sus efectos eran devastadores para las economías. Lo que hacía más aterradora la idea era que no parecía existir una salida clara pues las medidas que se toman para frenar la inflación afectarían a la larga a la deflación y las medidas para controlar la deflación terminarían por generar más inflación y el círculo vicioso parecía no romperse.

El debate

 

Sin embargo, las economías que se vieron inmersas en este fenómeno lograron salir del mismo aplicando metodologías no puestas en práctica antes, como la flexibilidad laboral ajustada a los tiempos de crisis, protecciones especiales para los inversionistas y una serie de medidas que en conjunto lograban apalear tanto la inflación como la deflación para así lograr estabilizar la economía.

 

Qué es lo que causa este fenómeno y quienes son los responsables es un tema de álgido debate entre los estudiosos pues su llegada fue sorpresiva. Lo importante es reconocer que existe y que es posible que se de si diversos factores entran en juego a la misma vez y desencadenan el desorden económico, desorden que suele se generado por la existencia de burbujas económicas que no permiten ver la verdadera realidad como lo puede ser el alza de los precios del petróleo.

About the Author