EDIFICIOS CON NOTA

 

Urbana, Cielo, Edificios, Ciudad, Rascacielos, Londres

Ya hemos hablado en ocasiones anteriores de la importancia de una buena calidad ambiental acompañada de unas buenas instalaciones para el buen funcionamiento de la empresa a nivel interno en ambientes de oficina. Pero un edificio o instalaciones de oficinas debe además ser eficiente, es decir, no malgastar energía, puesto que esto redunda en la sostenibilidad de los mismos. A nivel de empresa ya existe una gran diferenciación entre edificios con buenas instalaciones, buena ventilación, climatización y filtración de aire y eficiencia energética; pero también por ley los edificios y oficinas han de comprometerse a realizar un consumo responsable y y tener unas condiciones básicas de calidad en ambientes interiores, puesto que se han convertido en una obligación de cumplimiento prioritario, sobre todo en edificios públicos.

 

Conforme a la legislación actual vigente, además de la calidad ambiental en interiores, los propietarios de edificios, partes de edificios u oficinas deben cuidar que sus inmuebles dispongan y muestren una etiqueta energética que valora la eficiencia del lugar, siendo A la máxima calidad y la G la mínima. Todos los edificios (o parte de ellos) que se encuentren en alquiler o venta deben tener esta certificación. Esto hará que tu edificio tenga un valor añadido y alcance unas rentas más altas si la etiqueta es A, pero has de tener en cuenta que obtener esta certificación supone llevar a cabo acciones para conseguir un cierto ahorro energético.

Un primer paso para saber si tu edificio u oficina es eficiente, es realizar un estudio del consumo histórico mediante facturas antiguas y elaborar un inventario de las instalaciones actuales, así como de todos los sistemas de climatización, ventilación y filtración de aire. A continuación se realiza una monitorización del consumo que nos dirá cómo se distribuye el gasto de energía y en qué momentos hemos gastado mayor cantidad de energía y a qué se debe. Además nos podrá ayudar a decidir dónde hemos de colocar los nuevos sistemas de ventilación o climatización si fuese necesario, para obtener una mayor eficacia y rentabilidad con dichos sistemas. Se redactarán unas pautas de uso y consumo de las instalaciones para ayudarte a reducir el consumo sin perder potencia y sin cambiar tus ritmos de trabajo, lo que se conoce como Medidas de Ahorro Energético o MAES.

 

Pero no es cualquier empresa la que puede realizar este servicio, y mucho menos con todas las garantías, pero Ambisalud (www.ambisalud.es) cuenta con todos los medios para garantizar un buen servicio que te permitirá alcanzar tanto tus objetivos de calidad ambiental de interiores como los índices de ahorro energético que deseas para tu edificio u oficina. Ambisalud dispone de técnicos superiores de CAI (Calidad Ambiental de Interiores) acreditados, así como de uno de los mejores sistemas de gestión de calidad y medioambiental.

Ambisalud es, como se requiere por ley, totalmente independiente de la empresa a la que realiza el servicio y ajeno a las labores de mantenimiento de los edificios; de hecho, Ambisalud podría definirse de forma superficial como un control de calidad del mantenimiento. Tiene además una gran experiencia demostrable en la realización de estudios en CAI así como todos los medios técnicos y materiales necesarios (equipos de investigación).

Ambisalud pone estos medios a tu disposición para ayudarte a conseguir una flamante nota A en eficiencia energética y un edificio sostenible revalorizado.

 

Autor: David Alonso

About the Author