Taller de mecánica rápida

 

Todos tenemos coches y la necesidad de acudir a un taller de vez en cuando, tanto para cambiar las ruedas, el aceite, los filtros como para hacer otro tipo de mantenimiento más complejo. Por eso, un taller de mecánica siempre tiene clientes.

Poner un taller cuesta mucho dinero, y con la crisis actual no nos interesa invertir demasiado, por lo que lo mejor es centrarse en un taller de mecánica rápida, es decir, en un local en el que se hacen cambios de aceite, de ruedas, se arreglan pinchazos y se hacen reparaciones sencillas.

De esta manera, no tenemos que gastar mucho dinero en maquinaria, ya que con un elevador podemos hacer el 90% del trabajo, y las facturas que presentamos a los clientes son bajas, lo que hace más sencillo que nos paguen, ya que ahora mismo, entregar una factura elevada es una garantía de no cobrar.

Si quieres tener éxito, da la posibilidad a los clientes de poner recambios baratos e incluso de segunda mano, ya que lo que prima ahora mismo es el precio.

Mas info en franquiciar mi empresa

About the Author