Juegos esotéricos y sus peligros

Jugar con los espíritus y energías no es una buena idea, perturbar su espacio por la búsqueda implacable de entretenimiento y de anécdotas paranormales que contar tiene consecuencias en el plano psicológico, físico y espiritual. Como todo en la vida el enfoque y la intencionalidad con la que se hacen las cosas es lo que cuenta y así sucede con los juegos esotéricos o paranormales.

La popular ouija

La ouija, el tarot, el péndulo y otros constituyen las ofertas de juegos esotéricos. El más conocido por sus anécdotas positivas y negativas es la ouija, popularizada por la juventud a partir de los años 70s,  cuando se comercializó como un juguete. En verdad, la ouija es un tablero espiritual con mucho poder y su utilización irresponsable y sin reglas claras puede poner en gran peligro a una persona. Lo mismo sucede con otros elementos como el péndulo o el tarot con predicciones falsas, momento de tensión o apertura de portales espirituales difíciles de cerrar.

Peligros

-Entrada abierta a lo desconocido a personas sin conocimiento del mundo espiritual y su poder. Las sensaciones extrañas, los ruidos en la casa y las apariciones pueden anunciar la entrada de un espíritu en tu hogar; si los golpes son más fuertes, se manifiesta como una entidad física y los malos olores son constantes, es hora de buscar ayuda ya que podría tratarse de una entidad maligna.

-Las entidades “bromistas” tienen entrada gracias a las ventanas espirituales que dejan juegos como la ouija, el péndulo y otros. Estos espíritus buscan jugar con la mente de las personas y perturbar su paz y proyectos.
-Rodearse de energía negativa también es otro riesgo de utilizar el mundo espiritual como una diversión.

Lo mejor es no jugar con fuego y guardar respeto por el mundo espiritual, tampoco realizarlos a horas propensas para el movimiento de los espíritus (medianoche, 3:00 a.m). Te recomiendo en cambio un buen juego erótico para pasar el rato bien acompañado: http://www.glopgame.com/basico-juegos-eroticos.php

About the Author